¿Por qué celebramos San Valentín?

¿Por qué celebramos San Valentín?

¿Eres de los que cree que San Valentín es un invento malvado de los centros comerciales para hacerte comprar? Si tienes montada tu guerra particular contra este día, en FloraChic queremos que conozcas la preciosa historia que se esconde detrás del 14 de febrero.

Y es que esta fiesta no la inventaron los grandes almacenes para explotar nuestra vena consumista. Por suerte, tenemos una versión más romántica que contarte. 

¡Sigue leyendo para descubrirla! 

¿Quién fue San Valentín?

Aunque hay varias teorías relacionadas con el origen de esta celebración, no existe una respuesta clara a esta pregunta. La más extendida de todas es más bien una leyenda, y se remonta al Imperio Romano y la vida de un clérigo. 

Valentín era un médico convertido a sacerdote que vivió durante el mandato de Claudio III. En una aquella época se creía que los soldados solteros eran los que más rendían en el campo de batalla, al no tener preocupaciones ni apegos por sus mujeres e hijos. Así que, para que los jóvenes guerreros pudieran dedicarse en cuerpo y alma a la lucha, el emperador decidió prohibirles que se casaran.

Un poco cruel, ¿no?

Aquí es donde llega el papel de San Valentín. Se dice que el sacerdote se rebeló contra esta injusticia, organizando bodas en secreto para casar a esas parejas enamoradas

Hasta aquí todo suena muy bonito, pero por desgracia el final de esta historia no es tan feliz como nos gustaría. 

El emperador de Roma, al conocer lo que estaba sucediendo a sus espaldas, ordenó que detuvieran a San Valentín y lo sentenció a morir ejecutado por sus prácticas clandestinas. 

¿Pero qué tiene que ver el Día de los Enamorados con esta historia?

¡Ahora es donde la cosa se pone romántica!

Parece que, durante su estancia en la cárcel, San Valentín se enamoró perdidamente de la hija de un carcelero. El guardia lo había retado a curarla de su ceguera, cosa que el sacerdote consiguió. Sin embargo, el emperador siguió adelante con la cruel sentencia. 

El día de su ejecución, San Valentín dejó una nota de despedida a su enamorada donde podía leerse: “De tu Valentín”.

¿Y qué día murió el sacerdote? ¡Exacto! El 14 de febrero. 

Desde entonces, San Valentín pasaría a ser conocido como “El santo del amor”. El 14 de febrero del 494 se incluiría el primer día oficial de San Valentín en el calendario litúrgico. 

Aunque en 1969 se eliminó la festividad del calendario, ya era demasiado tarde. el Día de los Enamorados había conseguido calar en la sociedad y extenderse en muchos lugares. 

La revolución industrial daría el empujón definitivo para que la celebración del 14 de febrero llegara hasta nuestros días, gracias a la producción en masa de tarjetas de felicitación para enviar a los enamorados. 

¿Por qué regalamos flores en San Valentín?

Flores en San Valentín

 

Volviendo a nuestra bonita leyenda encontramos uno de los regalos preferidos para regalar en San Valentín: ¡las flores! 

Según la historia, tras la trágica muerte de San Valentín, la hija del carcelero plantó junto a la tumba del sacerdote un almendro de flores rosas, en honor a la amistad y el amor que les unía. Esta relación entre las flores y el sentimiento amoroso se extendería poco a poco, manteniéndose hasta la actualidad. 

Y no es extraño que las flores se hayan convertido en las reinas del Día de los Enamorados. No solo son un regalo elegante y precioso, sino que tienen una simbología que podría hasta considerarse un lenguaje. ¿O acaso el rojo de las rosas no transmite enseguida un sentimiento de pasión y amor puro?

A nosotros nos encanta celebrar el amor todos los días del año, pero también aprovechar las ocasiones especiales. Por eso, hemos creado una colección exclusiva de ramos románticos, para disfrutar San Valentín de una forma única y que sobren las palabras. 

Y tú, ¿conoces más historias interesantes sobre el día de San Valentín? ¡Cuéntanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *