5 regalos para el primer San Valentin

5 regalos para el primer San Valentin

El Día de San Valentín ya se acerca. El 14 de febrero está a la vuelta de la esquina y hay que decidir qué regalo hacerle a nuestra pareja. Es verdad que una relación de pareja hay que mantenerla a diario, pero nadie le hace ascos a un regalo, y menos, si sirve para simbolizar algo tan bonito como es el amor que se siente por el otro.

 

Los 5 mejores regalos para San Valentín

Si no sabes qué regalarle a tu pareja en este día tan especial, aquí tienes cinco sugerencias con las que seguro que aciertas.

Flores

El más clásico de todos los regalos del Día de los Enamorados. Las flores para San Valentín son un valor seguro y te diría que hasta indispensable. Regalar flores solo tiene ventajas. La primera es que es un regalo totalmente complementario con otros regalos que puedas hacer. Un buen ramo de flores puede ser un buen punto de partida para un día que debe estar lleno de sorpresas. Otro de los puntos a favor de regalar ramos de flores es que tienen precios muy asequibles. Todo el mundo puede permitirse regalar un ramo al que podremos añadirle o quitarle flores. Es cómodo y rápido de conseguir. Puedes ir a una floristería o hacer un envío a domicilio a través de internet. La fragancia de las flores y sus vivos y elegantes colores son ideales para ornamentar el hogar y para tener siempre en mente a tu media naranja.

Llegados a este punto es necesario romper el falso mito de que las flores son exclusivamente para las mujeres. Los hombres también pueden recibir flores y disfrutarlas. Con la de tipos de flores y colores existentes que hay, seguro que das con alguna flor que encaje a la perfección con tu pareja. Lo normal para el Día de los Enamorados es enviar un buen ramo de rosas, las flores del amor por antonomasia, pero como cada persona tiene sus propios gustos, lo mejor será escoger unas flores que sepas que van a gustarle a tu chica o a tu chico.

Un último consejo para las flores: si vas a escribir una tarjeta -cosa más que recomendable- tómate tu tiempo para decirle y/o dibujarle algo interesante. Huye de los lugares comunes. ¡Intenta introducir el universo de vuestra relación en ese trozo de papel! ¡Verás cómo funciona!

 

Bombones

Otro de los habituales de los regalos de San Valentín. Al igual que las flores, son totalmente complementarios con otros regalos. De hecho suelen regalarse junto con las flores. A la hora de elegir los bombones, dedícale a la elección el tiempo que tu pareja se merece. Salvo una absoluta falta de tiempo -algo que no debería ocurrir si empiezas a buscar ya-, evita la típica caja de bombones industriales -a menos que sepas que son los favoritos de tu pareja- y compra un surtido de bombones y chocolates artesanales. Además es una oportunidad única para probar nuevos productos. Quién sabe si, así, habrás descubierto sus nuevos bombones favoritos…

Si aún no has escrito una nota, hazlo. Y, por supuesto, personalízala. Las relaciones son algo íntimo y personal, por eso mismo escríbe sobre vuestra relación, no de las de los demás o las que te cuentan las películas.

Cena romántica

Para este día nada mejor que compartir una cena romántica con esa persona tan especial. Una cena de este tipo se puede ajustar a todos los presupuestos. Podéis ir a restaurantes con una iluminación, un ambiente y una comida distinguidos, pero también puedes recrear ese mismo ambiente en casa, algo que tiene más valor y es más barato. Piensa en el menú que vas a elaborar y ponte a cocinar. Con un poco de tiempo podrás decorar la casa de la manera adecuada para esta ocasión. Consigue unas velas, pon una música suave y haz que tu pareja enloquezca con lo que le has preparado.

Eso tendrá más mérito que ir a un restaurante y gastar 200 euros por cubierto. El regalo no es la cena en sí, es el tiempo que estamos dispuestos a sacrificar por nuestra pareja, porque, hacer eso es una gran demostración de lo mucho que te importa.

Si no dispones ni de tiempo, ni de presupuesto, puede bastar con comprar una botella de vino y unos bocadillos y tomároslos en esos lugares especiales que han marcado vuestra relación, como ir al sitio en el que os conocisteis, el lugar de vuestro primer beso o donde os prometisteis amor eterno. Lo importante es sorprender a tu pareja y seguir alimentando el vínculo amoroso.

Viaje

Otro de los regalos que nunca falla: viajar. Viajar es perfecto porque supone compartir tiempo y nuevas experiencias con tu pareja. Y las relaciones se basan, precisamente, en compartir tiempo y vivencias con otra persona.

Puedes optar por un viaje de fin de semana, pero si de verdad quieres sorprender a tu pareja, prepáralo todo -llama a su trabajo si hace falta para pedir días libres- para salir de viaje el mismo jueves 14 de febrero. Elige destino, prepara las maletas y a volar. Para un viaje de cuatro días puedes escoger destinos relativamente cercanos y con un punto mágico como París, Roma, Praga, Budapest o Marrakech.

 

Actividades fuera de lo común

Si sois una pareja aventurera y os gustan las cosas más alejadas de la normalidad, puedes regalar actividades especiales, como hacer submarinismo. Si quieres descargar adrenalina, hay otras actividades mucho más arriesgadas como el paracaidismo o el puenting… En una línea similar, se puede practicar parapente o paramotor. Este tipo de actividades, por cuestiones de disponibilidad, es posible que no las podáis hacer el Día de San Valentín. Si ese es el caso, toca currarse un buen vale para entregarlo el mismo 14 de febrero.

Si no quieres algo tan peligroso, puedes regalar una sesión de hipnosis, una regresión, una visita a una tarotista o a una vidente. Lo de si crees o no en esas cosas ya es cosa tuya. Pero independientemente de que sean ciertas o no, son experiencias que merecen la pena vivir una vez en la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *